•  

Volver

Biografía de los grandes - Manuel Cano

Manuel Cano García (n. Zaragoza; 5 de abril de 1926 - f. Barcelona; 14 de abril de 1994) fue uno de los actores de Doblaje más reputados y reconocidos, además de locutor radiofónico y, en ocasiones, actor de cine.

Comenzó como locutor en Radio Zaragoza, en los año 40. Ya en los años 50 se inició en el mundo del Doblaje, trasladándose a Barcelona,concretamente en los famosos y ya desaparecidos estudios Voz de España. En esos primeros años, su voz amable y atractiva le dio la oportunidad de participar en producciones de la talla de Yul Brynner en Los 10 Mandamientos y el de Massala en Ben-Hur, sin abandonar totalmente la radio, ya que seguía trabajando en RNE y Radio Barcelona. En la década de los 60, abandonó dicho medio para dedicarse de lleno al doblaje. Su voz tranquila y melodiosa, de galán, le facilitó para dar voz a los galanes de Hollywood de los 60 y 70. Grandes estrellas como Steve McQueen, Warren Beatty, Maximilian Schell, Anthony Perkins, George Peppard, Montgomery Clift, o Sidney Poitier (entre muchos otros) contaron con la voz de Cano. 

También dobló a Jack Nicholson , a quien consideraba el mejor actor de todos a los que dio voz, en Chinatown, del director Roman Polanski, Alguien voló sobre el nido del cuco y El honor de los Prizzi. . También será recordado por haber puesto voz, ya en los 80,  a Michael Landon en Autopista hacia el Cielo.

Durante toda su vida profesional alternó la actividad del Doblaje con la publicidad y esporádicas intervenciones en producciones cinematográficas, entre las que sdestaca su interpretación del poeta Rubén Darío en Luces de bohemia. 

Decir, finalmente, que uno de sus últimos doblajes importantes y más destacados fue el de James Caan en la película Misery, película que se dobló en Madrid, donde se había instalado desde hacía años.

A finales de los 80 se le diagnosticó un cáncer de pulmón, falleciendo de esta enfermedad el 14 de abril de 1994. Como zaragozano, fue incinerado y sus cenizas se esparcieron en el río Ebro.

No hay ningún doblaje donde participó que no se pueda disfrutar no sólo por su capacidad interpretativa y variada, sino porque poseía una de las voces más seductoras de todo el panorama audiovisual.

Equipo de Aula 51